jueves, 18 de diciembre de 2014

P Alfonso Guerra

El diputado del PSOE Alfonso Guerra acude hoy 18 de diciembre de 2014 a su último pleno en el Congreso después de 37 años ininterrumpidos en la Cámara Baja. El político español se ha mostrado convencido de que los últimos cuarenta años desde la muerte de Franco, han sido «los mejores» y más fructíferos de la historia de España. 

Alfonso Guerra con Felipe González en 1982
cuando el PSOE ganó
sus primeras elecciones democráticas
(http://www.centenario.westinpalacemadrid.com)
Alfonso Guerra González nació en Sevilla el 31 de mayo de 1940. Es un político español, diputado por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en el Congreso de los Diputados desde 1977 hasta el 2014 y vicepresidente del Gobierno de España (cuyo presidente era Felipe González) desde 1982 hasta 1991.
En declaraciones en los pasillos del Congreso, el conocido político español ha hecho balance de estas cuatro décadas en las que ha ocupado un escaño. Alfonso Guerra ha lamentado que haya gente que piense que estos años han sido un «fracaso», cuando han sido «los mejores», con los lógicos altibajos
A su juicio, en España triunfa una cultura «antiluterana», por la que nos negamos a reconocer nuestros valores y no nos gusta decir cuando nos va bien. «Con Franco España estaba fuera, no estaba en el mapa y de pronto se logra y se logra haciendo confluir a las dos Españas en una sola España», ha destacado. 

Alfonso Guerra ayer y hoy
(http://www.diariodenavarra.es)
Sobre su marcha de la política, Guerra dice vivirlo con completa normalidad. El político que reconoce que tiene «capacidad de adaptación» y que su vida no va a cambiar mucho, más allá de que ya no acudirá a trabajar al Congreso y sólo echará en falta la imagen del Palacio que le ha acompañado en estos casi estos cuarenta años.
«La vida está llena de una acumulación de datos, de vivencias, que todas quedan en las alforjas, buenas y malas, seguiré viviendo normalmente», ha insistido. Muchos diputados -ha confesado- se están despidiendo de él para manifestarle su respeto o sus buenos deseos en esta nueva etapa. «Es un fruto bastante dulce marchase con el apoyo de los propios y el respeto de los ajenos», ha agradecido.


(Tomado de http://www.abc.es y modificado por José I. Iglesia Puig sm el día 18 de Diciembre de 2014)


lunes, 1 de diciembre de 2014

H "España ha dejado de ser católica"

Manuel Azaña (1880-1940)
(http://www.teinteresa.es)
La ruptura del consenso político, en los primeros meses de la II República, tiene un momento simbólico en la memoria de los españoles. El 13 de octubre de 1931, el debate sobre la futura Constitución alcanzó su punto culminante con el discurso del entonces ministro de la Guerra, Manuel Azaña. Este discurso contenía una frase muy importante que encuentras al principio de esta entrada. En esta frase se ha querido encontrar la fractura definitiva entre dos modos de entender la cultura y la política nacionales: «España ha dejado de ser católica». 
Las graves palabras de Azaña no son fruto del apresuramiento acalorado de una réplica parlamentaria o del desliz involuntario de un comentario de tertulia. El próximo jefe del Gobierno (lo fue en los años 1931-1933, 1936), era la figura más destacada del republicanismo español por sus continuas intervenciones en el Congreso de los Diputados. Azaña basaba su ideario republicano en una triple ruptura: la forma de gobierno, la reforma social y el laicismo del Estado. 
Por el valor simbólico y la voluntad política que Azaña quiso inculcar a sus palabras, merece la pena detenerse en la que fue una de las intervenciones más brillantes y mejor medidas del líder republicano en la Cámara. 

En aquel discurso aparecía clara la voluntad de liquidar una legislación que se juzgaba superada por los acontecimientos y la modernización de la sociedad española. 
Las leyes habían de reformarse para ser «garantía de estabilidad en la continuación», nunca baluarte de «la obstrucción y del retroceso». Los legisladores tenían que dar solución política al desajuste entre las instituciones y la voluntad social pero no debían contentarse con la pura y simple certificación de cambios impuestos por el humor de la opinión pública. Por esta razón no puede reprocharse a Azaña, en el más famoso de sus discursos, ni improvisación, ni frivolidad ni, menos aún, un populismo anticlerical. 
Al pie de la tumba de Azaña se lee...
(http://www.neofato.es)
La idea de España se tomaba tan en serio en aquél tiempo, que a ella se subordinaban la acción del legislador y la reflexión del dirigente político. La meditación sobre nuestra cultura le había llevado a Azaña al convencimiento de que España había dejado de ser católica. Si el dirigente republicano negaba el carácter católico de la España de 1931 era porque la comparaba con la que en otras épocas se había distinguido por propagar el mensaje del catolicismo en buena parte del mundo. 
El catolicismo se apoyó en el brazo imperial y el poderío político de España especialmente en los siglos XVI y XVII, en los años del Renacimiento y la Contrarreforma. «Allí está todavía la Compañía de Jesús, creación española, obra de un gran ejemplar de nuestra raza, y que demuestra hasta qué punto el genio del pueblo español ha influido en la orientación del gobierno histórico y político de la Iglesia de Roma». Esa España identificada con la religión católica, esa España puesta al servicio de una misión espiritual que dio sentido a la cultura nacional no existía ya en 1931, pensaba Azaña. España había dejado de ser católica para Azaña, porque nuestra nación ya no podía identificar su ideario con el catolicismo que la inspiró en los comienzos de la Edad Moderna. 

En aquella frase provocadora y meditada latía, sin embargo, el deseo de articular cualquier reforma sobre la certeza del mantenimiento de una tradición, sobre el respeto y, desde luego, superación de lo que había sido inspiración ideológica de una nación, sustancia de una empresa colectiva, idea creadora de una larga trayectoria histórica de Occidente.

(Tomado de http://www.abc.es Modificado por José I. Iglesia Puig sm el día 1 de Diciembre de 2014)

miércoles, 12 de noviembre de 2014

P El Cardenal Cisneros (2ª parte)

La Biblia Políglota Complutense
(http://www.laaventuradelahistoria.es)
1504 es un año relevante para Cisneros. Por un lado empieza la elaboración e impresión de la Biblia Políglota Complutense (la concluirá en 1517). Por otro lado, la muerte de Isabel la Católica plantea una crisis sucesoria en Castilla, y Cisneros va a desempeñar un papel fundamental en la vida política del reino. 


A la muerte de la Reina Isabel, su hija la princesa Juana heredaba la corona de Castilla según el testamento real. En el testamento se incluía una cláusula por la que Juana debía ceder sus derechos a su padre, Fernando el Católico, en caso de trastornos mentales. Esta situación provoca una enorme tensión entre los partidarios del Rey de Aragón y esposo de Isabel, Fernando y los defensores del borgoñón Felipe el Hermoso, el esposo de Juana.
Doña Isabel la Católica dictando su testamento
por Eduado Rosales, 1864
(http://es.wikipedia.org)
La solución temporal fue en septiembre de 1505 reconocer a Felipe como rey consorte. No obstante, su temprana muerte en 1506 obliga a una nueva regencia con los nobles más fieles a la memoria de Isabel. Esta regencia será encabezada por Cisneros. El cardenal dirigió un mensaje a Fernando el Católico pidiéndole su retorno desde Nápoles, donde continuaba con sus empresas italianas. En premio a su fidelidad, Fernando consigue para él el título de cardenal en 1507 y le pide que dirija la Inquisición. 

En estos años Cisneros participa activamente en las campañas de África del Norte, cuya dirección le fue otorgada por el Rey. 

En 1516 fallece Fernando II de Aragón y V de Castilla. Dejó como regente de Aragón y Nápoles a su hijo natural, Alonso, arzobispo de Zaragoza y al cardenal Cisneros como regente de Castilla, en espera de la llegada de su sucesor, Carlos I, desde Flandes. Por expreso deseo suyo, sus restos fueron trasladados junto a los de su esposa, que reposaban en la Capilla Real de la Catedral de Granada. En estos momentos, Cisneros se tendrá que enfrentar a la sublevación de las ciudades castellanas (Comunidades de Castilla) por una parte, y por otra a los intentos de los colaboradores flamencos de Carlos I por intervenir en la política castellana. 

El Cardenal Cisneros,
por Eugenio Cajés, 1604.
(http://www.laaventuradelahistoria.es)
En esta época se ocupa también del ejército. Gozó de un gran talento e intuición para moverse en las relaciones internacionales mantenidas con Inglaterra, Francia y Portugal. La organización de los nuevos territorios americanos fue otra de las preocupaciones del Regente Cisneros. A partir de 1500 había promovido diversas expediciones de misioneros, especialmente franciscanos, para la evangelización del Nuevo Mundo. Colón no había sabido gobernar el territorio recientemente descubierto, al tratar como esclavos a los indios conquistados. El cardenal Cisneros, que no estaba de acuerdo con esto, elaboró un código de instrucciones para el bienestar de los nativos y utilizó todos sus esfuerzos para protegerlos de la opresión y convertirlos a la fe cristiana. 

Tenía ochenta y un años cuando murió el 8 de noviembre de 1517 en Roa (Burgos), durante su viaje al encuentro del nuevo monarca Carlos I. Fue enterrado con grandes honores en Alcalá, a cuya Universidad dejó la mayor parte de su fortuna. Se abrió el proceso de canonización, al cual se dedicó mucho tiempo y dinero, pero sin demasiado éxito.

(Tomado de http://www2.uah.es/cisneros/carpeta/default.php y modificado por José I. Iglesia Puig sm el día 3 de Noviembre de 2014)

martes, 4 de noviembre de 2014

P El Cardenal Cisneros (1ª parte)

 El 8 de noviembre de 1517 murió con 81 años, en Roa, en la provincia de Burgos, el cardenal Cisneros. Iba camino de recibir al futuro rey de España, Carlos I. Cisneros tuvo la idea genial de fundar la Universidad de Alcalá de Henares, pero también de emprender la cruzada contra judíos y musulmanes en España. El Cardenal Cisneros fue de todo en esta vida, confesor de la Reyna, inquisidor, Primado de España, Consejero Real, capitán general, estratega militar y acosador de reinas locas, tal como nos cuenta Nieves Concostrina.


El cardenal Cisneros (1436-1517)
(http://www.iglesiapueblonuevo.es)
Gonzalo Jiménez de Cisneros nació en el año 1436 de padres de la baja nobleza. Realizó sus estudios eclesiásticos en diversos lugares, especialmente en Alcalá de Henares, Salamanca y Roma.  



A causa de un primer nombramiento eclesiástico que le enfrentó con el arzobispo de Toledo, Jiménez de Cisneros fue encarcelado y liberado en 1480 después de seis años. Poco después en la diócesis de Sigüenza inicia su prestigiosa carrera eclesiástica y política. “No crió Dios a Cisneros para dejarle oculto en el desierto de los claustros” dijo el cardenal Mendoza según las fuentes de la época. 

En 1484 su vida toma un giro radical. Descubre su vocación al silencio y el retiro. Decide hacerse franciscano y se convierte en fraile de esta orden. Pocos años más tarde, en 1492, al ser designado arzobispo de Granada fray Hernando de Talavera, quedó vacante el puesto de Confesor de la Reina. El cardenal Mendoza recomendó para este cargo a fray Francisco. De esta manera fray Francisco comenzó a intervenir en la vida política como consejero de la Reina Isabel la Católica

Los Reyes Católicos
(Fachada de la Universidad de Salamanca)
(http://mitertulia.com)
En 1494 es elegido Provincial de la Orden Franciscana en Castilla. Al fallecer el cardenal Mendoza es nombrado arzobispado de Toledo, la máxima dignidad eclesiástica y uno de los puestos políticos más importantes en los reinos hispánicos. Desde este puesto promovió y dirigió la reforma de las órdenes religiosas en España (en especial la suya propia, los franciscanos). El Papa Alejandro VI, valenciano de la familia de los Borja, le dio poderes y autoridad para ello. No fue fácil. Cisneros encontró una dura resistencia pero su característica tenacidad y su determinación llevaron adelante la reforma. 

En 1499 acompañó a los Reyes Católicos en uno de sus viajes a Granada. Allí consideró que la obra de conversión de los musulmanes granadinos, realizada por fray Hernando de Talavera, iba muy despacio. Cisneros decide quedarse en la ciudad para dar mayor impulso a la misma. Su actitud dura despertó el odio y el descontento de los musulmanes. Cisneros castigó a los rebeldes e hizo encarcelar a los más activos. Consecuencia de todo ello fue el levantamiento de Granada y la terrible guerra de guerrillas en las Alpujarras.

(Tomado de http://www2.uah.es/cisneros/carpeta/default.php y modificado por José I. Iglesia Puig sm el día 3 de Noviembre de 2014)


lunes, 6 de octubre de 2014

H El lugar desde donde salieron las tres carabelas hacia el Nuevo Mundo

Mapa de Andalucía y situación de Palos de la Frontera
(http://www.andalucia.com/)
UN GRAN DESCUBIRMIENTO
Parece ser que se ha descubierto el lugar exacto del que salieron hacia el Nuevo Mundo las tres carabelas en 1492. Al menos es lo que parecen demostrar los distintos restos arqueológicos hallados en el entorno del lugar conocido como La Fontanilla en Palos (Huelva).


UN PUERTO CON INSTALACIONES PORTUARIAS
Se trata de un hallazgo de importancia y relevancia internacional, pues arroja luz y abunda en el que es uno de los episodios con mayor trascendencia de la historia. Ya las fuentes históricas hablan de este puerto de Palos. Sin embargo ha sido en esta nueva etapa de trabajos arqueológicos cuando se ha podido determinar el lugar exacto de la ubicación del puerto y por tanto de donde Colón salió hacia el Nuevo Mundo y completar su fisonomía.
Un puerto, ha dicho, que contrariamente a lo que muchos han pensado desde antaño contaba con calado más que suficiente para que las carabelas pudieran entrar en él. Era «un puerto natural, a salvo de los vientos y alejado de las corrientes y muy económico, porque permitía sin mucho trasiego la carga y descarga de mercancías».

Además se han localizado siete hornos que hacen de él «un complejo único en España» en aquella época. En estos hornos se producían cerámicas, ladrillos, tejas, alimentos y cal.
Y junto a ellos, se han encontrado evidencias y restos de la alota. «La alota era la aduana, y fue en ella donde Colón hizo los tratos necesarios para poder llevar su gesta a buen puerto», ha señalado Campos, quien ha precisado que «este hallazgo es el que más nos colma de satisfacción».
Restos arqueológicos encontrados
(http://www.abc.es/cultura/20141006)

EL TRABAJO POR HACER
Queda todavía aún un mes de excavaciones, tiempo tras el cual habrá que desarrollar un intenso trabajo de laboratorio para abundar en los «miles y miles de datos» encontrados e ir recopilando cada vez más información sobre este puerto histórico de Palos. Se trata del «centro neurálgico» de los lugares colombinos, de una importancia tal que es donde se gesta uno de los acontecimientos más importantes de la historia universal, el descubrimiento de América.

EL FUTURO DE ESTE DESCUBRIMIENTO
Pero las aspiraciones no quedan ahí, en lo histórico o científico. Desde el Ayuntamiento de Palos se aspira a su puesta en valor, a la recreación de estos espacios a partir de una primera recreación virtual que ya está realizando el equipo de investigación.

(Tomado de http://www.abc.es/cultura/20141006 y modificado por José I. Iglesia Puig sm el día 6 de Octubre de 2014)